¿Cómo presentar a un perro y un gato que van a vivir juntos?

¿Cómo presentar a un perro y un gato que van a vivir juntos?

Hace 4 meses - 0

Si quieres presentar a un perro y a un gato para que vivan juntos, debes hacerlo de manera pausada y prestando atención a cada señal. Lograr que se adapten el uno al otro no es imposible, y aquí te contamos cómo hacerlo para que la operación sea todo un éxito.

Perros y gatos son presentados a menudo como archienemigos y se podría creer que no son compatibles, pero la realidad es que pueden llevarse extremadamente bien si son presentados adecuadamente. Dependiendo de la edad y del carácter de cada uno esto puede tomar más o menos tiempo, cada caso es diferente. Para conseguir esta amistad, lo primero es tener paciencia.

Buscando el escenario ideal para la convivencia

Para que un perro y gato convivan juntos, el escenario ideal sería que ambos llegaran al nuevo hogar en el mismo momento, con el fin de minimizar la territorialidad. Además, en este escenario ideal, ambos serían cachorros menores de tres meses, porque hasta esa edad los animales no son conscientes de que el animal que está al lado es de otra especie o diferente y asumen que es un hermano más. Este es el ideal, pero hay que tener en cuenta otros factores para el resto de casos:

Personalidad y fuerza. Si estás pensando en traer un gato para que acompañe a tu perro o un perro para que sea hermano de tu gato, es importante tener en cuenta las personalidades de ambos animales, su edad, la fuerza que tienen (especialmente el perro), su tamaño, rudeza o suavidad al jugar.

Convivencia previa. Si adoptas un gato que ya convivía con perros o un perro que convivía con gatos, será mucho más simple el proceso.

Reacción ante la otra especie. Si has observado que tu perro se comporta en forma agresiva o se pone demasiado inquieto en presencia de gatos, puede que el proceso sea más difícil e incluso que fracase, por lo que puede que quieras considerarlo bien. Del mismo modo si tu gato gruñe, huye o se esconde de los perros, probablemente preferiría no vivir con un perro. La idea es que no sea un proceso de estrés para ellos ni para ti.

perro y gato

Ver ropa para perros – Mascotas Sodimac | Foto: Jelly Kim – Pixabay.com

Cómo hacer la presentación de perro y gato

Independientemente de si estás adoptando un gato o un perro, la presentación es parte muy importante del proceso. Tómate todo el tiempo en esta fase antes de presentarlos cara a cara. Aquí hay cuatro pasos que pueden ayudarte a lograr una reunión con buenos resultados entre perro y gato:

Confinamiento

Puede sonar contradictorio, pero para que se conozcan de forma exitosa primero debes separarlos. Divide tu casa en sectores, idealmente deja una pieza para poder confinar a cada uno. La idea es que puedan olerse y oírse pero aún no tener contacto, para que vayan acostumbrándose. El lugar de confinamiento debe proveer entretención, un refugio o lugar de descanso, sus platos y, en el caso de los gatos, su caja de arena. En esta etapa, también deberás dedicarles tiempo extra a cada uno por separado para acariciarlos y jugar.

Encuentra juguetes para entretener a tu gato en la tienda online de Sodimac >>

Paseos separados por la casa

Durante el día permíteles deambular por la casa por turnos. Si notas babeo excesivo o excitación, intenta distraerlo con un juguete y premia las buenas actitudes. Para que se acostumbren al olor del otro, prueba cambiando sus camas o intercambia sus mantas y juguetes. Esta fase puede durar varias semanas: ten paciencia y no los apures. Puedes probar dándoles comida al mismo tiempo a ambos lados de la puerta que separa la habitación de confinamento de uno de ellos, para que vayan relacionando los olores del otro con experiencias positivas.

 

perro y gato

Ver arneses y collares – Mascotas Sodimac | Foto: Alexander Derevyashkin – Pixabay.com

Acercamiento controlado

Una vez que ya estén acostumbrados al olor del otro y no manifiesten inquietud alguna por el nuevo habitante, es hora de la “primera cita”. Debes estar tranquil@, pero muy atent@. Ponle la correa a tu perro para que te sea más fácil manejarlo si fuera necesario. Debe ser en un lugar neutro de la casa, que no sea el de confinamiento de ninguno de los dos. Llévalos a la misma habitación sin forzarlos a conocerse. Deja que el gato deambule y observe todo mientras juegas con tu perro. Premia y acaricia a tu perro por su buen comportamiento. Los primeros encuentros deben ser cortos, empieza con 10 minutos y anda extendiéndolos a medida que se vayan acostumbrando hasta que ya no les llame la atención la presencia del otro y estén relajados. Si notas agresividad o sobre excitación por parte de alguno, vuelve al paso dos en un par de semanas más. No los dejes juntos sin supervisión.

[Si quieres recetas de premios saludables hechos por ti, en este artículo te contamos varias]

Interacción no supervisada

Cuando ya parezcan relajados en presencia del otro y lleven al menos un mes practicando acercamientos controlados, es hora de abrir las puertas de la casa y permitir que interactúen incluso si tu no estás presente. Haz esto solo cuando estés 100% segur@ de que no se harán daño.

Te puede interesar: Convierte tu casa en un hogar más pet friendly siguiendo estos consejos

Ojo con las señales de advertencia

Aunque los pasos te ayudarán a aumentar la probabilidad de éxito, debes considerar las señales que te dan tus mascotas. Pon atención a su expresión corporal y a su actitud frente al nuevo participante, especialmente en el perro, al que es más fácil que se le activen sus instintos de caza en relación al gato.

  • Si tu perro permanece con la vista fija en la puerta tras la que está el gato o lo mira a él detenidamente, muestra actitudes agresivas como ladrar a la puerta o lanzarse contra ella, es una señal de advertencia. Probablemente es muy pronto aún para él, llévalo a su zona de confinamiento y permite que tenga contacto con elementos del gato y se adapte al olor primero.
  • Si cualquiera de los dos se muestra en extremo agresivo, babea, gruñe, intenta morder o si alguno está deprimido, deja de comer, se lame en exceso o cambia su comportamiento, puede que necesites consultar un experto en conducta. Al igual que nosotros, cada animal es diferente y algunos prefieren no tener compañía de otros animales o no toleran bien los cambios.

Como ves, presentar a un perro y gato para vivir juntos, es un proceso delicado, ¡pero no imposible! Lo ideal si tu sueño es compartir tu vida con un peludo perruno y otro gatuno, es que los presentes desde pequeñitos, ¡ahí el éxito está garantizado!

Y si quieres estar al día de los cuidados veterinarios que necesita tu perro y tu gato, ¡regístralos en Fanáticos de las Mascotas! Puedes programar alertas de salud, recibir información sobre su bienestar y cuidados, ¡y mucho más!

*Este artículo fue redactado por la veterinaria Paulina Molina.

Comentarios

Recomendaciones: Sé divertido. No seas grosero. Siéntete libre de criticar ideas, no personas.

Deja un comentario