Huesos para perros: ¿les hacen bien?

Huesos para perros: ¿les hacen bien?

Hace 1 mes - 0

Mucha gente cree que los huesos para perros son inofensivos, pero en realidad esto no es tan así. Te explicamos cuáles puedes darle a tu regalón, para no poner en riesgo su salud y bienestar.

Si bien existe la costumbre de darle los huesos que sobran de la comida a los perros, la verdad es que estos no son recomendables ni sanos para ellos como se cree.

¿Es bueno darle huesos a los perros?

Comer huesos puede tener muchos beneficios, pero, ¡cuidado! Debes darle solo aquellos que son seguros y saludables para ellos. Por lo que la respuesta es no: no todos los huesos son saludables para ellos.

Algunos huesos, como los que están cocinados en nuestra comida, se astillan con facilidad, por lo que pueden dañar la encía o lengua de tu perro, e incluso pueden llegar a provocar graves lesiones en su esófago, estómago u otra parte del tracto digestivo, que pueden ser mortales

Es por esto que nunca debes dar huesos de tu comida a tu perro.

alimentos para perros mascotas Sodimac

¿Cuáles huesos para perros son seguros?

Para que nada de esto te ocurra y puedas regalonear a tu mejor amigo existen en el mercado diferentes tipos de huesos, tratados especialmente para que sean seguros y que podrás darle con tranquilidad. Entre ellos están los huesos deshidratados y los de cuero o fibras vegetales.

Algunos de los beneficios que el hueso correcto puede aportar a tu perro:

  • Son una buena fuente de minerales como calcio y otros nutrientes que ayudarán a satisfacer el apetito de tu peludo. 
  • Masticar estimula la producción de saliva y sus enzimas ayudan a prevenir la acumulación de placa en los dientes y la enfermedad de las encías. 
  • También tiene un efecto tranquilizante por lo que estará menos propenso al estrés, morder cosas, hacer hoyos o lamer sus patas en exceso.

TIP:

Elige un hueso que sea más grande que el tamaño de su hocico pero que él alcance a roer y no lo vaya a tragar de un solo bocado, para no correr el riesgo de que se asfixie.
A continuación te dejamos una selección con los huesos para perro que sí son saludables y que les puedes dar con toda seguridad:

Huesos deshidratados

  • Generalmente son de vacuno y están especialmente tratados para sean fáciles de digerir y que no se descompongan.
  • Los hay de todos los tamaños, algunos son con sabor a ahumado o incluso rellenos con una pasta de médula que los hacen sumamente deliciosos. 
  • El contra de estos huesos es que son altos en grasa, por lo que no son recomendables para perros con pancreatitis o si tu peludo está con sobrepeso.
  • Tal vez es preferible que busques una alternativa y reserves estos solo para ocasiones realmente especiales.
cachorro masticando hueso

-Encuentra la comida perfecta para tu perro – Mascotas Sodimac | Foto: Malen Billoni Ahumada – Pixabay.com |

Huesos de cuero

  • Tienen forma de huesitos y los hay de todos los tamaños.
  • El cuero es bastante resistente, por lo que puede entretenerse por horas masticando.
  • La salivación que produce el mascarlos favorece la salud bucal, pero  no abuses, ya que pueden causar gastritis si se comen en exceso.

Huesos de fibras vegetales

  • Una excelente alternativa son estos huesitos de fibras naturales de plantas y almidón.
  • Vienen en diferentes tamaños y sabores como pollo, carne, tocino y hasta mantequilla de maní, e incluso contienen ingredientes para reforzar la higiene dental de tu regalón.
  • Al igual que en los casos anteriores, elige uno del tamaño adecuado para evitar ahogos.

Huesos no digeribles

  • Estos huesos no son comestibles y solo sirven para cumplir la función de tranquilizar y ayudar a la limpieza dental.
  • Puede que no sean tan apetitosos para tu perro como los anteriores, pero son excelentes para ir alternándolos y evitar el sobrepeso por exceso de este tipo snacks.
border collie corriendo con hueso en el hocico

-Encuentra el huesito ideal para tu perro – Mascotas Sodimac | Foto: Katrin B – Pixabay.com |

Huesos crudos

Estos son los menos recomendables, ya que no sirve cualquier hueso crudo. Si bien tienen a favor que son fáciles de conseguir, presentan varios puntos en contra.

  • Pueden tener bordes filosos, y punzantes o ser demasiado pequeños. 
  • Es importante que provengan de una carnicería y que no sean de animales silvestres, ya que pueden tener parásitos. 
  • Tampoco deben ser de cerdo ni pollo, porque se astillan
  • Además, estos huesos se descomponen rápidamente por lo que si tu perro no lo come en una hora, deberás quitárselo y botar lo que quede de él. Atraen a las moscas y otros insectos, y si tu perro lo entierra, después de unos días tu jardín no olerá precisamente a flores.

Por último, te recomendamos supervisar siempre a tu regalón cuando coma cualquiera de estos tipos de huesitos, para ver si es que hay trozos pequeños que puedan ser peligrosos. En este caso, sácalos cuidadosamente de su alcance y elimínalos.

Si estás interesado en recibir información útil y práctica para el cuidado, bienestar y salud de tu peludo, regístrate con él en Fanáticos de las Mascotas. Podrás configurar su propio asistente virtual, que te recordará de la fecha de sus vacunas, desparasitaciones, visitas al vet, ¡y más!

*Este artículo fue redactado por la veterinaria Paulina Molina. 

Te puede interesar

Premios caseros saludables para perro

Ricas recetas para regalonear a tu mejor amigo y que puede hacer tú mismo. ¡Sorpréndelo con tus dotes culinarios!

Comentarios

Recomendaciones: Sé divertido. No seas grosero. Siéntete libre de criticar ideas, no personas.

Deja un comentario