Agresividad en gatos: ¿qué puedo hacer?

Agresividad en gatos: ¿qué puedo hacer?

Hace 5 meses - 0

La agresividad en los gatos, si bien no es algo tan frecuente, es una conducta que puede preocupar a sus dueños y entorno. Encuentra sus causas y posibles soluciones leyendo este post.

La agresividad es uno de los problemas de comportamiento felino más comunes visto por los especialistas en conducta de animales, y también la razón por la que se producen muchos de los abandonos, lamentablemente por desinformación sobre cómo manejar esta conducta, que si bien es delicada, es totalmente posible de manejar y conducir con el cariño, paciencia, y llegado el caso, el necesario consejo del veterinario.

A continuación, te contamos cuáles pueden ser las razones de este comportamiento y cómo manejarlo.

¿Qué es la agresividad en gatos?

Es un comportamiento amenazante o dañino dirigido hacia una persona, otro gato u otros animales como respuesta a algo que el felino siente como una amenaza o que desea sacar de su camino.

Hay que estar atento al lenguaje corporal para identificar el comportamiento agresivo, que puede ser tanto ofensivo como defensivo.

En este video de Animal Planet se ven ejemplos muy claros (y quizá un poco extremos), de conductas agresivas.

Por todo esto, es importante aprender a reconocer previamente la conducta ofensiva o el malestar que muestran cuando están a la defensiva, para poder manejar mejor la situación.

Posturas ofensivas

  • Postura erguida de superioridad, con esto aparentan ser más grandes.
  • Patas traseras y cola rígida sostenida directamente hacia el suelo.
  • Mirada directa y penetrante.
  • Orejas verticales, pelo crispado (piloerección) en espinazo y cola.
  • Gruñidos o vocalizaciones amenazantes.

Ahora, presta atención a las posturas contrarias.

Posturas defensivas

Si por el contrario siente que debe defenderse, observarás estas posturas:

  • Agazapado, con la cabeza baja y cola curvada alrededor de su cuerpo o escondida.
  • Ojos bien abiertos con pupilas parcial o completamente dilatadas.
  • Orejas aplastadas hacia los lados o hacia atrás en la cabeza y pelo crispado.
  • Siseo y babeo, en casos de ansiedad.

GATO AGRESIVO

Ver juguetes para gatos – Mascotas Sodimac | Foto: Luis Henao – Pixabay.com

Causas de agresividad en gatos y manejo de cada una

La agresividad es una reacción a un estímulo del entorno y no es porque tu gato “sea malo” o “tenga mal carácter”. De hecho, se da con mayor frecuencia en gatos y gatas que no han sido esterilizados (y por ende son más territoriales). Por eso, parte de la tenencia responsable es esterilizar a los animales de compañía, y también entender y monitorizar comportamientos anómalos con profesionales veterinarios para poder asegurar su bienestar y el de su familia humana.

[Conoce los pasos para inscribir a una mascota dentro del marco de la ley de tenencia responsable]

Cuando detectas comportamientos agresivos en tu gato debes tratar de entender qué lo está causando para poder ayudarlo.

A continuación, te dejamos las causas más comunes que provocan agresividad en los gatos y cómo manejarlas. Como decimos, es muy importante conocer estos comportamientos y no tenerles miedo, ya que es crucial poder manejar esta conducta con seguridad:

No hay que olvidar que los gatos tienen cinco armas potenciales, sus dientes y las cuatro patas con garras. Con ellos pueden morder e infligir laceraciones severas, que son dolorosas y pueden infectarse fácilmente tanto en humanos como en otros animales.

MIEDO

Ocurre cuando el gato se siente amenazado o atrapado. Verás que está agazapado, con las orejas planas y la cola escondida, a la defensiva. Si ves estas actitudes corporales lo que debes hacer es alejarte o alejar al animal que él percibe como amenaza.

Manejo: Déjalo solo hasta que se sienta cómodo de nuevo.

DOMINANCIA TERRITORIAL

Suele ser directamente hacia otros gatos, pero también puede dirigirse hacia perros y personas. Los gatos marcan su territorio patrullando, frotándose la barbilla y rociando orina, pero también pueden atacar violentamente al que consideren un intruso. Puede pasar si traes un gato nuevo u otro animal, o si hay cambios en su entorno como que llegue otra persona al hogar o un cambio de casa.

Manejo: La esterilización elimina en un alto porcentaje este comportamiento.

[Lee más sobre la importancia de esterilizar a tu peludo]

GATO ACARICIADO

Ver juguetes para gatos – Mascotas Sodimac | Foto: Hans – Pixabay.com

JUEGO RUDO

Los gatitos aprenden a cazar a través del juego, al crecer van aprendiendo la diferencia entre jugar y cazar y a controlar su intensidad para no herir a sus hermanos.

Manejo: Si adoptas un gatito debes educarlo al jugar para que no te muerda o rasguñe, esto sobre todo en gatitos huérfanos que no tuvieron un tiempo de destete para interactuar con sus hermanos y madre.

AGRESIÓN REDIRIGIDA

Es en la que el felino se descontrola más y puede ser más peligrosa. Ocurre cuando un gato se excita y se agita agresivamente por un animal o una persona a la que no puede acceder (porque hay una ventana entre ellos, por ejemplo). Como no puede alcanzarlo, arremete contra otro animal o contra una persona de la casa.

Manejo: Intenta redirigir esta conducta hacia un juguete que estimule el juego de caza.

Encuentra los juguetes ideales para tu minino en Sodimac>>

INDUCIDO POR LAS CARICIAS

El pelaje de los gatos es muy sensible y puede que al acariciarlo en el mismo lugar una y otra vez le causes una molestia sensorial, lo verás incómodo y se irá rápidamente.

Manejo: Si esto sucede no lo presiones ni persigas y espera a que vuelva a acercarse para acariciarlo.

INDUCIDO POR EL DOLOR

Al igual que nosotros, un animal con dolor se vuelve irritable, por lo que la agresividad a veces puede ser causada por una infección en los dientes o dolor articular.

Manejo: Si notas que cambia su conducta en forma repentina y de un día para otro se vuelve irritable, llévalo a un control preventivo con su veterinario.

MATERNO

Lo experimentan las gatas recién paridas y que están con sus cachorros. Su instinto es protegerlos con su vida si es necesario.

Manejo: Lo que debes hacer es dejarla en paz, no tratar de tomar sus gatitos, a menos que veas que hay alguno en peligro. Hazlo de a poco y observando sus reacciones.

IDIOPÁTICO

Es un estado de agresividad que no tiene explicación aparente, el gato ataca sin razón y luego vuelve a ser dócil. Se diferencia del juego por el nivel de agresividad que presenta frente a lo que ataca (otro animal, persona u objeto).

Manejo: Llévalo al veterinario para que evalúe si esto puede estar siendo causado por alguna enfermedad sistémica o nerviosa.

DEPREDADOR

Aunque este es un comportamiento normal, debes preocuparte si lo que intenta cazar y atacar con agresividad excesiva es a ti o algún otro miembro de la familia, ya sea animal o humano.

Como ves, hay distintas causas que pueden llevar a tu gato a comportarse agresivamente. Lo importante es poder distinguir las razones y de ser necesario, tomar acciones que prevengan o atenúen esta manera de actuar. Recuerda, mientras más conozcas a tu gato, ¡más felices serán ambos!

Disfruta de todas las ventajas de inscribirte junto a tu mascota en nuestra comunidad: alertas sanitarias, lo último en salud y cuidados y mucho más. ¡Te esperamos!

*Este artículo fue redactado por la veterinaria Paulina Molina.

Comentarios

Recomendaciones: Sé divertido. No seas grosero. Siéntete libre de criticar ideas, no personas.

Deja un comentario