Guía de cuidados para gatos adultos

Guía de cuidados para gatos adultos

Hace 3 años - 0

Tu gato ya cumplió un año y se ha convertido en todo un adulto. Para que estés preparado, te dejamos esta guía con los principales cuidados para tu mejor amigo felino en esta nueva etapa de su vida.

Una vez que cumpla un año debes llevar a tu gato a control sano con el veterinario para que lo examine, evalúe su estado de salud y administre las vacunas y antiparasitarios correspondientes.

De acuerdo a su estado de salud y tamaño, tu veterinario indicará la porción de alimento correcta y te ayudará a elegir el más adecuado a los requerimientos nutricionales de tu gato. Estos pueden variar en base a la raza, tipo de pelaje, si está castrado, su nivel de actividad o si es propenso a formar cálculos en el tracto urinario.

Los gatos deben recibir en forma anual durante toda su vida tres vacunas. Lleva registro de ellas e informa al veterinario.

  1. Vacuna triple felina: protege contra tres enfermedades virales Rinotraqueitis, Calicivirus y Panleucopenia Felina, todas muy contagiosas con síntomas respiratorios y gastroentéricos.
  2. Vacuna contra la leucemia felina: protege contra el virus de la Leucemia que puede provocar diversas alteraciones en los gatitos como tumores, inmunodeficiencia, anemia, infertilidad y aborto entre otros.
  3. Vacuna antirrábica: en Chile es obligatoria y de carácter legal por lo que deberás guardar el certificado que te entregue el veterinario. La rabia es una enfermedad neurológica mortal transmitida principalmente por los murciélagos.

Además de las vacunas debe recibir antiparasitarios internos cada 3-5 meses y externos en los meses de primavera-verano. Lleva registro de ellas e informa al veterinario.

Las enfermedades que previenen estas vacunas pueden ser mortales si no son tratadas en forma oportuna. Si observas que tu gato está decaído, deja de comer, deja de tomar agua, presenta vómitos o diarrea, secreción nasal y/o ocular, tos o cualquier otro signo que te parezca extraño debes llevarlo inmediatamente al veterinario.

Si bien no es común que los gatos se bañen, puedes hacerlo con un shampoo en seco, especialmente formulado para ellos o llevarlo a la peluquería para que lo bañen y corten su pelo en caso de ser necesario.

Ya sea que tenga el pelo largo o corto deberás cepillar su pelaje al menos una vez al día. Los gatos están constantemente acicalando y lamiendo su pelaje, al cepillarlo evitarás que trague pelo en exceso y se formen bolas de pelo en su estómago. El pelaje de los gatos es un indicador de salud, si lo notas opaco o apelmazado puede que esté enfermo.

Además de cuidar su pelaje, los gatos necesitan gastar periódicamente sus uñas, para esto pon un rascador en el lugar que habita, además de entretenerse evitará que dañe tus muebles.

Algunos gatos son más demandantes de la atención de su dueño, cuando están mucho tiempo solos tienden a estresarse y presentar conductas como exceso de maullido, vómito o lamido excesivo, provocando lesiones y pelones. Para evitar esto juega con él a diario y procura que tenga diferentes accesorios para entretenerse cuando no estés.

La caja sanitaria o baño brindará a tu gato un espacio de privacidad en el que pueda orinar y defecar sin ser molestado. La arena sanitaria contiene aglutinantes que facilitan la limpieza de la arena y absorbe los malos olores. Retira a diario, con una pala las heces y bolas de arena con orina de tu gato. Una vez a la semana deberás cambiar toda la arena de la caja, recuerda lavar muy bien tus manos después de hacerlo.

Comentarios

Recomendaciones: Sé divertido. No seas grosero. Siéntete libre de criticar ideas, no personas.

Deja un comentario